Varas

20140108-232333.jpg
De súbito algo hay que estremece contar.

Saben los besos a tabaco rancio y a noche estupenda, mido tu cuerpo con la vara de medir un adiós o toda una historia de duendes y deseo.

Pequeñas catástrofes, te digo.

Algo hay que no cabe en nuestra mano y tiene el tiempo justo para desobedecer lo mismo que se enfurece el ladrón porque todo ya ha sido saqueado por alguien que conoce.

Nada puede ser verdad ahora que lo piensas, ni el cuerpo entregado a la barbarie ni la soledad que tan bien corrompe tu corazón con creces.

Debes estar loco, mi amor, me dice.

Ahora mismo que la noche se demora en contar las pisadas que surcan tu hastío.

Ahora mismo que se separan tus piernas y es todo impetuosamente mentira.

(Barbra Courtney y Diego Arrojas, Luis Miguel Rabanal)

A %d blogueros les gusta esto: