Samhain ¿Truco o trato?

La garra

En las estaciones las hojas deben amar,
ya que se les permite moverse
a través del viento, hacia el suelo
el que estaban observando mientras colgaban,
la leyenda dice que hay una costura
pespuntada en la oscuridad como un nombre.

Ahora, al morir el velo de hierbas
la tierra desde el cielo en una última pálida
ola, cuando el otoño muere recuerda
el invierno y luego a la primavera,

Somos nosotros mismos los que morimos pudiéndonos despellejar
volviendo otro tipo de velo
que pende en medio de nosotros como humo espeso.

Esta noche por fin siento la sacudida.
Siento que las noches se extienden
largas, muchas más, detrás de los días
hasta llegar a la oscuridad donde
todos mis antepasados.

Muevo mi mano y siento un toque
moverse conmigo, y cuando rozo
mi propia mente a través de otro.

Estoy con la madre de mi madre.
Tan seguro como los pasos en mi propia espera
la he encontrado y ella trae
los brazos que portan las respuestas para mí,
íntima, una recompensa esperada.

«Llévame». Ella deja este camino
a través de un estremecimiento del velo,
y se va, como el ámbar donde permanece,
un regalo para su mirada perpetua.

(Annie Finch)

*(Samhain: día de fiesta, que cae la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, celebrada por los antiguos celtas como un festival que marca el comienzo del invierno y el año nuevo, en el que se creía que los muertos podían volver a la tierra en aquélla noche.)

A %d blogueros les gusta esto: