Tíovivo

Tío vivo
Verte girar de nuevo, aferrada
a la crin de un caballo, o gritando
de placer en tu coche de bomberos,
verte girar de nuevo
al azar colorido de esta ausencia
que para ti es un simple tiovivo,

sin saber, otra vez, si volverás
a saludarme desde tu lejanía
de ojos huecos, sin saber
cuando aparecerás de nuevo ante mi vista
lacerada por ti, y por tu costumbre
de retornar al punto de partida.

(Amando García Nuño)

A %d blogueros les gusta esto: