Telón de niebla

Telón de niebla
Humo preterido
que deroga el derecho a mirar.
Telaraña vaporosa
que secuestra la memoria.

Cruzo el bosque
preñado de verdes temerosos,
y
pienso en la inminencia del fuego.

¡Ay de la niebla que habita en mí!
¡Ay de la voz indómita que el miedo evapora!
¡Ay del cáliz roto entre conticinios prefabricados!

Gaseosa omnipresencia
es el silencio de los cobardes.

A ciegas
recorro los senderos… ¿o los andurriales?
¡Qué mas da!
Solo importa no ceder al infarto de las horas.

Camino,
y en esta hora de soledad estanca,
solo me queda la niebla inmisericorde
para asirme y no caer.

Camino,
y en esta hora de soledad estanca,
me he quedado azul y azul,
como la última gota de tinta
en la pluma fuente que olvidó su destino.

(Jerónimo Alayón Gómez)

A %d blogueros les gusta esto: