Sin retorno

Caminante

 

Volvería a casa si tuviera la certeza

dónde ir, dónde está. Desapareció un día

bajo la tierra la casa de mi padre. Comprendo 

que después del sueño

y de no poseer Nada a qué poco importa poseer 

cuando despiertas frente a cielos 

mentirosos

queda sólo el Camino y el viento salvaje 

bajo los párpados. Acepto dolorosamente. Acepto 

mi destino y el de los otros…

(Daniel Espín) 

A %d blogueros les gusta esto: