Sin importancia

Flotando

Cuando se subía a su globo volador, ya nada importaba, todo se disolvía como agua en un cantero, vertiéndose en fruta fresca recién desprendida del árbol marchito, al que nadie le daba humedad en su interior. Pero esas personas que opinaban cosas negativas, eran estas mismas las que tenían en su interior sequedad y vacío, lo necesario para que la vida y la energía no circulen libremente por sus venas y muslos, ya comprenderán y cambiaran, cuando prueben esas frutas del árbol de la vida, protector de todo lo que tenga raíces en la tierra presente y se guíe voluntariamente hacia el cielo futuro.

(JaBien Briyant)

A %d blogueros les gusta esto: