Raíz del muro

Raíz del muro
Rito como piedra. Sordo, en el agua de la conducta
Tus ojos siembran el estupor memorizado del cansancio,
Y veo bajo el reflejo de tu vida el poniente calcinado
De todos los sueños muertos bajo la raíz del muro

Rito que me aquejas, en la violenta mascara de niñez
Superpuesta a todas las erecciones inmóviles de la palpitación
Cuando se mezclan los olores debajo de la piel
Y el néctar es un niño enfermo de sexo y rayos que lo acechan.

Rito en mis días, con el aliento del veneno huésped
Que se aloja en las pupilas de la muerte estancada,
Con su laúd de hileras de ascuas memorables
Aprisionando larvas que escarban lo profundo.

Y cuando el sentido sea el de tu furor
Y broten cristalizados los heredados recuerdos,
Y en tu nacimiento de cornetas dislocadas
Se contaminen los besos de los peces ahogados
Y venga a mí la paz sin corolarios de venganza,
Podré pedirle a tu hereje diploma de pasos adormecidos
Que me lleve hacia tu morada, donde Dios esconde su mano.

(Carlos Francisco Ramirez)

A %d blogueros les gusta esto: