Picaporte

Pomo
De tu mano amiga
crucé los mares,
destruí muros de vergüenza
y ascendí por los infranqueables.

De tu mano…
asida como una niña,
dilatadas pupilas amaron
el horizonte que descubrí;
el azul de tus paisajes,
la cadencia de tu voz.
Abrigada entre tus brazos
la esperanza me arrulló.

Hoy…
de tu mano, amigo,
el frío bronce lacera mis horas;
Picaporte que sin piedad golpea
el luto que dejó tu silencio.

(Sunky)

A %d blogueros les gusta esto: