Entradas

Sencillez

Ambrosio

– No se lo va a creer. Para que vea lo inteligentes que son los animales. En cierta ocasión se salió un cangrejo de río de la cazuela. Lo encontré entre las cajas… y le puse de nombre Ambrosio… A veces lo dejaba en la barra, chasqueaba los dedos, y el cangrejo venía hacia mí…
+ Más información

Habitación sin vistas

  A estas palabras le faltan los ojos. Quiero que sean verdes, azules, color de otoño, encarnados de luna y noviembre. A estas palabras le faltan un beso que entregar, una nube por recoger en un cazo de agua limpia (de lluvia), una copa que brindar entre vítores de no nos moverán. A estas palabras
+ Más información

Rota

Ahora, cuando no puedo quitarme este sabor metálico de la boca, constato la solidez de la distancia que se proyecta en arco tenso desde el aquel instante voraz. Turbia naranja de bordes ácidos. Naranja sin gajos. Miro hacia atrás, a pesar de las advertencias. No se llame pereza el detenerme a observar la superficie del
+ Más información

Tienda de campaña

Vagaba yo perdido en mis miserias –ínfima parte de las mezquindades y estrecheces del mundo– cuando tú apareciste, y de repente todo lo que nos rodeaba se borró, como en una película romántica, y vi que había estrellas en tus labios centelleando sin cesar, y supe que me obsequiabas ese firmamento sin pedir nada a
+ Más información

Yo, cactus

Yo, cactus, ocre vegetal que anida en los cerros, me declaro inocente. Perdón por mi apariencia. No tengo voz ni voto para decir al mundo que mis espinas ocultan albor y ternura. Crecí en soledad como la piedra y el hombre. Entre zozobras y la emoción de ser amado intenté sembrar hallazgos, y solamente obtuve
+ Más información

Estos días

Estos días los otros los de nubes tristísimas e inmóviles olor a madreselvas algún trueno a lo lejos. Estos días los otros los de aire sonriente y lejanías con un pájaro roto en un alambre. Estos días los otros este amor desgarrado por el mundo esta diaria constante despedida. (Idea Vilariño)

Deténte enemigo

Costal

  Soy un costal de memorias ambulante un viejo archivo con millones de carpetas donde se encuentran pulcramente anotados algunos logros varias derrotas, perdidas metas. Esta carga se ha tornado insoportable ya no queda lugar en mis carpetas… ¿Dónde pongo entonces tu recuerdo? ¿Dónde guardar la dulzura de tus labios? ¿Cómo conservo el recuerdo de
+ Más información

Interrogación

No me gusta el modo como el gato me está mirando sus ojos entrecerrados sus zarpas dobladas con excesiva frecuencia he disfrutado su deleite con una polilla su baile contra la ventana ahora veo pájaros muertos sus diminutas patas elásticas agitando los cuerpos muertos sus párpados blanquecinos acusando la luna el gato se estira como
+ Más información

Hiedra trepadora

Cortada de raíz y plantada en otra tierra. Pierde su fuerza, su sangre-sabia, marchita, ajada. Cortada de raíz y aun así…viva. Siente su tallo aun firme. Empieza a crecer, como una hiedra y se aferra a la pared. Crece, se yergue, toma aire, siente la emoción de lo nuevo. Le gustaría tanto ser alegre entonces.
+ Más información

La culpa

Voi construyir un país nesta piedra un país fechu de desertores, de profesionales de la renuncia, qu’acueya a tolos que nunca saben tar a l’altura de les circunstancies. Voi llevantar un país enllenu de decisiones ensin tomar o siempre enquivocaes, onde nin se t’ocurra tener la esperanza de topar una persona bona o un actu
+ Más información

Zarzamora

Zarzamora con el tronco gris, dame un racimo para mí. Sangre y espinas. Acércate. Si tú me quieres, yo te querré. Deja tu fruto de verde y sombra sobre mi lengua, zarzamora. Qué largo abrazo te daría en la penumbra de mis espinas. Zarzamora ¿dónde vas? A buscar amores que tú no me das. (Federico
+ Más información

Almendra

En la almendra, ¿qué hay en la almendra? La nada. Está la nada en la almendra. Ahí está y está. En la nada, ¿quién está ahí? El rey. Ahí está el rey, el rey. Ahí está y está. Rizo de judío, no serás cana. ¿Y tu ojo, dónde está tu ojo? Tu ojo está frente
+ Más información

Difuntos viejos

Yo no amo a los que viven, «putrefacción andante», yo busco a los que moran de la ciudad muy lejos, bajo la tierra, y amo la calva deslumbrante de los bruñidos cráneos de los difuntos viejos. ¡Cadáveres amigos, qué calma semejante hallar a vuestra calma! Ni compasión, ni dejos de las antiguas penas mostráis en
+ Más información