Entradas

La casa

  “Esa casa no debe ser habitada. Nadie ha podido vivir en ella, no quiere que la habite nadie.” (Al final de la escalera, 1980)

Alfombra de mar

Sueños

Los delfines no juegan en las olas como la gente cree. Los delfines se duermen bajando hasta el fondo del mar. ¿Qué buscan? No sé. Cuando tocan el fin del agua despiertan bruscamente y vuelen a subir porque el mar es muy profundo y cuando suben ¿qué buscan? No sé. Y ven el cielo y
+ Más información

Un caracol

Un caracol ya basta para contagiar de lentitud el tallo por el que viaja y además expandir su influencia paulatina en ramas hojas corolas la planta toda hay situaciones en que por rostro de extraño viandante hallamos un rictus forzado atajando el malestar que pugnaba declararse y el aire que conoce los disfraces sumamente absorbe
+ Más información

Luces y sombras

La bicicleta verde

Puede ser, Padre, que esa bicicleta verde no existió sino que yo, todos los días, la soñaba.   Las tardes que subía a tu lado, llevando mis ocho años en el esqueleto verde de tu verde bicicleta. Y el camino  rumbo a la peluquería era la distancia de dos meses y una melena de niño
+ Más información

Caos

El recibo

Bajo la luz de una làmpara, con una bombilla de las que gastan, de las antiguas, las buenas, las que no te entristecen estoy divagando. Estoy rodeado de làpices de colores con los que quiero componer la pintura y el poema de mi vida. Entonces estarè listo para lo que venga. Lo màs importante es
+ Más información

Felices Fiestas

Invierno

Llovió toda mi infancia. Las mujeres altas de la familia aleteaban entre los alambres descolgando la ropa. Y achicando hacia el patio el agua que oleaba a los cuartos. Aparábamos las goteras del techo colocando platones y bacinillas que vaciábamos al sifón cuando desbordaban. Andábamos descalzos remangados los pantalones, los zapatos de todos amparados en
+ Más información

Café

Si no fuera por Juan Valdés nos quedaríamos con las ganas de tomar café, de tomar café, de tomar café, de tomar café. Somos cuatro generaciones, generaciones de Juan Valdés cogiendo café, cogiendo café, cogiendo café, cogiendo café. Currando como un enano de uno en uno cojo el grano. Pobre Juan Valdés (¡éste sí!), pobre
+ Más información

Estrechez

Leche negra de la madrugada bebemos por la tarde Bebemos al mediodía y por la mañana bebemos por la noche Bebemos y bebemos Cavamos una tumba en los aires allí se yace sin estrechez Un hombre vive en la casa juega con las serpientes escribe Escribe cuando oscurece a Alemania tu pelo dorado Margarita Lo
+ Más información

Espinas en el muro

Si te tuviera en una flor Una flor chiquita con muchos pétalos del tamaño de las alas de una mosca con un tallo delicado que hace de torre si te tuviera presa en una torre y que esta torre sea una flor pequeña con ocho espinas en el muro del tallo con tres hojitas dentadas
+ Más información

La malmuerta

  Cuenta la leyenda que hubo un caballero, ascendiente de los marqueses de Villaseca, casado con una bella dama llamada doña Clara. Ésta, con un corazón dedicado a los más pobres, salía de casa cada tarde para ayudar y prestar su colaboración en labores humanitarias en la ciudad, ofreciendo comida y ropas a las gentes
+ Más información

Horizonte interrumpido