Entradas

Suavidad

  Cuando tus manos salen, y amor, hacia las mías, qué me traen volando? Por qué se detuvieron en mi boca, de pronto, por qué las reconozco como si entonces antes, las hubiera tocado, como si antes de ser hubieran recorrido mi frente, mi cintura? Su suavidad venía volando sobre el tiempo, sobre el mar,
+ Más información

Flotando

Bastones

Ojeras en los ojos no parecen más bien, ojeras en pupilas Mis ojos aturdidos en pensar Pero más que pensares cansado el recuerdo Bastones poseídos por una imagen en la pared colgado un cuadro que no cambia su paisaje Y mis ojos que siempre vieron soles ensombrecen los árboles. (León Salvatierra)

La pradera

Para hacer una pradera se toma un trébol y una abeja, otro trébol, otra abeja, y un ensueño. Si las abejas son pocas, el solo ensueño servirá. (Emily Dickinson)

Mirando al cielo

Una mujer mirando al cielo puede causar un cataclismo inesperado, hacer girar la tierra en direcciones contrarias a la física más simple, siempre que en el mirar se fortalezca el cauce loco de un torrente ciego, el cielo esté dispuesto a la aventura y no ponga pretextos ni barreras a ese momento de la entrega
+ Más información

Helados de fresas

Los amoríos se escapan como las cabras montesas mientras los ojos se tapan aunque caminen bien tiesas Los amoríos se escapan y tú dices que me besas aunque mi cabeza rapan hoy a gusto las marquesas Porque muy locas se vuelven como las cabras montesas y la maleta revuelven buscando siempre sorpresas Luego solas se
+ Más información

Ruina

¿Qué ves a la ventana, ahora que tienes, al lado de la tuya, otra cabeza? ¿Ves el paisaje al fin? ¿Tal vez los trenes hacia estación ruinosa que bosteza? ¿Ves ahogarse la luz del firmamento, al filo de la noche enmascarada? ¿Recuerdas que hubo para ti un momento, que mirabas conmigo sin ver nada ?
+ Más información

La mancha de mora

Me han dicho que no me quieres, no me da pena maldita, que la mancha de la mora con otra verde se quita (Copla popular)

Ventana escondida

La posibilidad nos pertenece. Es como una ventana escondida detrás de nuestros pensamientos. Nos alienta, nos muestra un sol radiante, nos invita. En la medida de lo posible, nuestros sueños y fantasías nacen y crecen. Convertir esta posibilidad, que es parte de nosotros, en nuestra realidad comienza con la decisión y la captura de todo
+ Más información

Cereza

Me gustan las cerezas. Me gustan por lo dulce, por lo tierno, … por lo rojo. Me gustan porque huelen a naturaleza viva y aunque me tiñan los dientes. Antes ya me gustaban los cerezos en flor, nieve de los valles de mis primaveras. Y con chocolate y licor me saben a libertad y a
+ Más información

Luarca

Cuando Luarca da su espalda al mar, es el paisaje verde de Asturias el que la embellece.

Palabras

Llámame lo que quieras, mas no pienso teñir de azul ni rojo mi poesía; concibo la Palabra como puente que une corazones distanciados. Tengo muy claras, claro, mis ideas: alineadas y firmes, decididas, pero abiertas a oír las diferentes y a encender con pasión un buen diálogo. Si tú quieres, te cuento y tú me
+ Más información

Sillas

A la sillita de la reina que nunca se peina un día se peinó cuatro pelos se arrancó uno, dos, tres, cuatro.

Columpios

Los columpios no son noticia, son simples como un hueso o como un horizonte, funcionan con un cuerpo y su manutención estriba en una mano de pintura cada tanto, cada generación los pinta de un color distinto (para realzar su infancia) pero los deja como son, no se investigan nuevas formas de columpios, no hay
+ Más información

Libros

Libros y libros, libros hasta las nubes, pero la poesía se escribe sola. Se escribe con los dientes, con el peligro, con la verdad terrible de cada cosa. (Gonzalo Rojas)