Entradas

Protector eficaz

El vigilante del templo

Engaño

Yo seguía mirando para afuera por la ventanilla. Algo —quizás el fantasma de Ovidio— me advirtió en mi interior que, si yo lo miraba en aquel momento, si yo lograba presenciar con mis propios ojos la caricaturesca escena en la que mi bello durmiente gruñía a sus anchas con la boca abierta, ya sin ningún misterio (porque
+ Más información

Cerrada

Este mundo es la puerta cerrada. Es una barrera y, al mismo tiempo, es también el paso. (Simone Weil)

El corredor

  Corro para escapar del dolor, corro para olvidar lo que siento, corro para no morir de curiosidad, para evitar la tentación de volver la cabeza y ya sabes qué. Corro para no enfrentar tu mirada y tener que responder. Corro para no defraudar a la pena, corro para justificar las ganas de huir. Corro
+ Más información

Bendición

Sólo piedras mojadas

  Cuando los curas amordazan a los badajos y los murciélagos clavan los gallos de las veletas, salgo tartajeando tu nombre a los mascarones de la plaza del pueblo como un rezo maldito. Y no hay luna ni estrellas para mi voz ni nada. Sólo piedras mojadas donde me acuesto y tiemblo. (José Luis Manguieri)

Árboles de aluminio

Igual que las antenas de los televisores tiendo a veces mis brazos para captar tu imagen. Frío árbol de aluminio, Y voy por la ciudad buscándote, llamándote, auscultando uno a uno los canales del viento. Se me llenan los ojos de anuncios y señales, de violencias ajenas, de misterios vulgares. Pero tú no apareces. Igual
+ Más información

Almenas

  ¿De qué almena era la sombra que borró las altas torres del escudo que se oculta tras las ruinas de mil tardes, perdidas en tus caderas? ¿Quién grabó sobre la puerta esa leyenda olvidada que cuenta la historia amarga de una lejana promesa tan oscura como cierta? ¿Dónde se perdió la alondra que anidaba
+ Más información

La capillita

Océano amenazado

  Día internacional de los océanos.

Deshielo

La nieve cubre los silencios; la piedra, el agua, el cielo, el chozo… Sólo la voz del hombre podría luchar contra su huella. Pero el pastor hace ya tiempo que abandonó estas cumbres y trasladó el rebaño a las dehesas. Así la nieve encuentra campo abierto, impone sus caricias, teje el olvido donde los hombres
+ Más información

Camino verde

  No he podido dormir. Brilla un alba rosada en la cuadrícula de mi ventana abierta, y sé que hay margaritas, amapolas, geranios y alhelíes despertándose en el jardín. Sigo inquieto y ansioso los sonidos de la naturaleza, queriendo oír tus pisadas en la hierba, y sólo escucho el viento que cimbrea los juncos y
+ Más información

Ven

  Cualquiera diría al verte que los catastrofistas fallaron: no era el fin del mundo lo que venía, eras tú. Te veo venir por el pasillo como quien camina dos centímetros por encima del aire pensando que nadie le ve. Entras en mi casa -en mi vida- con las cartas y el ombligo boca arriba,
+ Más información

M. C. Escher