Muriendo la tarde

Muriendo

A la orilla de la playa
se va muriendo la tarde
y por la glauca bahía
navega un velero herrante.
Una aroma marinera
va embriagando al viejo Cádiz
y perfumando las alas
de gaviotas arrogantes.
Soñando sobre la arena
cruzo montañas y mares,
planeo sobre la costa
y salinas hechas pirámides.

Vuelvo de nuevo a la playa,
dejando los sueños morir
igual que lo va haciendo la tarde.

                                                                                                                                                                                                                   (Mercedes A.Alexandre)

A %d blogueros les gusta esto: