Luces y sombras

Luces
I
LUCES

¿Qué sabe el viento de mi cabello
que no sepa el roce de tu boca?

Si no me mira la luz del sol
como me miran tus ojos
cuando se miran en mi,
ni arrancan reflejos de mis iris,
solazados bajo las espesas sombras…

¿Qué sabe la luz que no sepa
la caricia con que me alegra tu mirada
cuando en mis ojos se posan?

Si no me roza el viento el alma
como lo hace tu mano temblorosa
cuando mi mano tocas,
ni me estremece el aire la piel
trémula y muerta bajo su losa…

¿Qué sabe el viento que no sepa
el roce silente de tu mano hermosa
cuando con mi mano se roza?

II
SOMBRAS

Me estremezco al viento.
Contra las sombras
quedo muda y sin aliento.

Espero una mano ansiosa,
posarse en mi alma generosa.
Su calor ha de palpar la gelidez
de mi sangre, si mi sangre toca.

Muere la tarde…
Mi alma camina entre suspiros.
Sueña silencios…

¡Agitada alma cuya voz no oyes
brotar cautiva de su boca!
A vientos y olas ofrendarás tu vida
cuando él niegue tu nombre.

La noche espera mis despojos de amor,
Para tragarme en la espesura negra
donde alimentarse con mi derrota.

Ayer fui carne alegre. Hoy soy sólo carroña.

(Alicia Rosell)

A %d blogueros les gusta esto: