Llanura del silencio


Venid amigos míos
a este paraje yermo de agonía,
donde moran los fríos,
la ceniza del día,
y el ave de hechizada melodía.

Precipicio caliente,
llanura del silencio de los muertos,
colmillo de serpiente,
huesos de los desiertos,
esqueletos de barcas en los puertos,

os miro en mi delirio,
mientras la tierra pasa ensangrentada,
en fuego de martirio,
por la comba estrellada,
como un arcano signo de la nada.

Venid amigos míos:
un sufrimiento anónimo os agita,
un huracán de hastíos,
en la hora maldita,
mientras la maravilla al ser invita.

Os espero en mi angustia,
al pie de una montaña de espejismo,
en mi tétrica angustia,
gritándome a mí mismo,
cual si un hijo cayera en un abismo.

(Vicente Gerbasi)

A %d blogueros les gusta esto: