Fantasmas

Balcones
Detrás de cada ventana, se esconde una historia. Un mundo con sus mundos. Mil incógnitas que hablan de quién se asomó tras ellas. Quien vivió en aquellas paredes. Cómo fueron sus días de invierno, los otoños lluvioso. El vendaval nocturno que se colaba por los vanos y apagaba las velas, las lámparas de aceite, el fuego de la cocina. El humo que salía de sus chimeneas, las puertas de madera pesada cerradas a cal y canto. Boca cerrada. Sólo sus ojos entreabiertos, sólo las ventanas mirando, espiando, quién va, dónde, cuándo.
Ojos en la ventana por la que ahora asoman sólo los fantasmas.

(Jesús Trelis)

A %d blogueros les gusta esto: