Falso eclipse

Eclipse falso

Ella sale de mi cabeza
mientras bajo la escalera
saludo al encargado
pago en el banco algún impuesto
o simplemente
como chocolate siendo jueves.
Ella sale de mi cabeza
cuando compro flores para nadie
ayudo a un ciego a cruzar la calle
estiro mi dinero a fin de mes.
También
mientras soy su capitán a babor y estribor
la beso a rabiar en su cuello cisne de madrugada
me descalzo sobre vidrios azules
llego invicto al reino de la nada.
Ella sale de mi cabeza
como un blues desenfrenado
una tarde entera con Rimbaud
una avenida del revés o un falso eclipse.

ella sale de mi cabeza
y muero y campanas.
Y la nombro y no la tengo
y crece demasiado en mí sin mi permiso
como el suburbio en el presunto orden de la gran ciudad
o cuando pasan los aviones sin que nadie aún haya abierto el cielo.

Y en julio y su dominio o demonio
sigue esta humedad que juega con mi peor rodilla
y todo es un caos mientras la nombro y no la encuentro
porque acaso nunca dé con ella ni su cintura de fuego y almendras.
Entonces
qué haré de ahora en más
mientras ella
a diario y sin pausa insiste
en salir de mi cabeza.

(Alfredo Palacio)

A %d blogueros les gusta esto: