Espuma de mar

Espuma de mar II
Cada vez que tu piel me abraza
me sumerges en las aguas profundas,
eres esa llama que alimenta mi fuego,
humedeciendo las entrañas,
donde eres espuma de mar y sosiego,
entre las olas del orgasmo.

Y flotando en el éxtasis de tu orilla,
amarrada a tu escollera fértil,
se serena mi playa en tu vaivén,
unísono y suave como el agua,
sal que corre por la piel ardiente,
de las dunas erizadas de deseo.

Un gemido agudo de placer
nos une en un mar tibio,
fluyendo de ambas orillas.
Siento que aves blancas,
me elevan al oasis,
con la liviandad de la diosa,
desnuda de prejuicios.
bautizada con tu espuma de nácar,
cresta bravías de las olas.

(Alicia M. Moreno)

A %d blogueros les gusta esto: