Encallada

A la deriva
Encallada…
mi cuerpo disuelto entre algas y arena,
mi alma
entre vientos de espuma
y
techos destellantes.

Si
me quedé encallada,
con las palabras escondidas en caracolas,
con sentires palpitando
en mil huellas,
tan efímeras y tan profundas
como el amanecer.

(Beatriz)

A %d blogueros les gusta esto: