El hueco en la pared

Ventana en negro
Tus ojos pardos esconden
Meteoritos abisales que hienden tu rostro
Cual saetas mesmerizantes impregnadas de nada

A veces la verdad llega, como un mazo descargando todo su peso sobre un difuso reflejo de conciencia, como un rinoceronte enamorado corriendo en estampida en pos de un futuro mejor…

Fuiste mi hada empapada, ardiente, rugiente…
Fuiste mi luz y sombra: la ley reescrita que el cielo nunca nombra…

…De pronto sientes que todo el mundo está jugando una partida, y que toda tu vida has tratado de jugar tus cartas inmerso en el ingenuo espejismo de creer llevar la mano ganadora…

Mas hoy mis ojos se clavan en los tuyos… y con pena intuyo… que la gloria de antaño lleva largo tiempo enterrada… desterrada en este abismo anárquico que ilumina el cero y juega a los valores absolutos con tus negativos compulsivos…

…Y de pronto llegas a casa, a esa misma habitación, y te quedas mirando fijamente ese enorme hueco en la pared, y sabes -con certeza- que hay algo que no acaba de encajar…

Mi reina, mi diosa, mi espada danzante… hoy te veo muerta, hueca, vacía… en esta oscura distopía que nos entierra en vida…

…Porque sabes que es verdad… Ese “algo” que te define: el momento en el que te hundes en la oscuridad, el momento en que gritas de ansiedad, el momento en que estás a punto de romperte… ESE es el momento en el que cambias… y luego todo vuelve a comenzar…

(Crysolidan Ex)

A %d blogueros les gusta esto: