El anticuario

Anticuario
En la breve inmensidad de un espejo,
al despertar de su soñar ligero,
tuvo de si mismo el horror primero
al verse en la ambición de su reflejo.
Quedó en suspenso la lujosa estancia
cuando la tenue luz de ese largo día,
le dio la vida al que de lejos le traía
la anhelada joya: Una luna egipcia.
A solas conversaba el anticuario
que asevera, leía minuciosamente
un raro manuscrito del oriente.
Dicen que en un rincón de su santuario
aún puede encontrarse la evidencia
del espejo que copia la conciencia.

(Rosy Paláu)

A %d blogueros les gusta esto: