El abrazo

El abrazo
La pareja abrazada elimina la distancia, impone los roces de los cuerpos de la cintura para abajo y no deja lugar a la conversación. Era un baile que anticipaba, a modo de prólogo, el acto sexual….. el taita, con su seguridad imperturbable y sensual que, arrastrando a la mujer a su ritmo e imponiéndole el contacto directo con su fuerza corporal, la obligaba a dejarse “llevar como dormida”.

(Gustavo Hurtado)

A %d blogueros les gusta esto: