Despertar

Puente al cielo
Un dios del día ha lanzado su cuerda
El aire fresco me devuelve del sueño
Me libera la sangre henchida de poetas
La propia voz quiere cantar su canto
Porque he vivido ya
Las demasiadas vidas que he vivido
Y es hora de saber
Si es el amor la muerte el sexo
O qué
O cuál ausencia
Que te engatusa, te felinea entero
Y te transporta en carretera vertical
Hasta los propios ojos
La suavidad del labio
El diente que rechina
La lengua que lame las distancias.

(Isaías Nobel)

A %d blogueros les gusta esto: