Desnudo

Solitario
Voy a extender mis brazos al aire
y voy a elevar mis ojos al cielo,
me quedare desnudo en medio del campo
y ensuciaré de tierra mi cuerpo.

Allí, lejos del mundo,
donde la gente no me oiga,
gritaré con todas mis fuerzas que te quiero.

Y después correré hasta la casa,
hollaré con mis pies desnudos el suelo,
me asomaré a las ventanas,
subiré hasta el tejado y, en el silencio,
donde nadie me oiga,
gritaré que te quiero.

Gritaré que te quiero a los sordos
y a los mudos les diré con mil señas lo que siento,
luego correré hasta el campo desnudo
y entregaré a la noche mi cuerpo,
extenderé mis brazos al aire
y elevaré mis ojos al cielo.

Igual que un pecador muy grave,
me hincaré de rodillas en el suelo
y allí, donde solamente Dios me juzgue,
gritaré con todas mis fuerzas que te quiero.

(Pedro Menchén)

A %d blogueros les gusta esto: