Desde el otro lado

Portero automático

¿Cuando sonará, en este condenado
infierno de mi decadencia,
el insistente timbre del portero automático,
y una voz ronca, humedecida, anuncie,
con el mismo esplendor de la dudosa trompeta
del final de los tiempos,
la resurrección de la carne?

(José Luis Parra)

A %d blogueros les gusta esto: