Delírium tremens

Delirium tremensEn noches como ésta

los balances no ayudan demasiado.

Los recuerdos te escupen a la cara

y desde algún lugar del corazón

te arrojan trapos sucios.

No grites. A estas horas

no ha de escucharte nadie.

 

Sería preferible

que a golpes de martillo

desclavaras tu culpa de las cosas que amas.

 

No busques una excusa para retroceder

ni pongas esa cara de perro apaleado.

La noche te ha elegido y eso es todo.

Sabes que no hay salida de emergencias.

(Kati Parra)

A %d blogueros les gusta esto: