Déjame morir


Ya la tarde se pone, sobre la olvidada barca
que en el vientre guarda un cuento, una sirena hechizada.
La olvidada barca, sueña con besar el agua
con hundir su cuerpo seco; entre las olas blancas.

Y que se apaguen las estrellas,
y que los peces se disfracen de reflejo
para no estorbar.
Yo me siento a su lado y la escucho quejarse,
y siendo el pescador:

Déjame surcar una vez mas, por Bajo guía;
déjame morir entre las olas, a la deriva;
deja que mi cuerpo de madera, se rompa con las olas bajo el sol;
déjame, déjame morir… a la deriva…

Déjame surcar una vez mas, por Bajo guía;
déjame morir entre las olas, a la deriva;
deja que mi cuerpo de madera, se rompa con las olas bajo el sol;
déjame, déjame morir… a la deriva…

Déjame surcar una vez mas, por Bajo guia;
déjame morir entre las olas, a la deriva;
deja que mi cuerpo de madera, se rompa con las olas bajo el sol;
déjame, déjame morir… a la deriva…

(Letra de Alejandro Sanz, interpreta Alba Molina)

A %d blogueros les gusta esto: