Centinelas

Torres miradores

Centinela en piedra pura, 
divisando siempre el horizonte, avistando a los barcos que llegan de Cuba, 
compañero de las azoteas, que a solas quedáis cuando os cubre la bruma, 
embajador de Cádiz allá en las alturas; 
a tus pies el levante juguetea con la ropa en un cordel 
y a tus pies te visitan pajaritos, cuando cae el atardecer. 
Ves la Alameda al norte, 
y al sur ves a los bloques, 
al puerto en el oriente 
y al Ficus en occidente. 
Si usted puede suba allí una noche; 
haga veces de vigía 
y contemple su belleza, 
desafiando a tanto cielo, tanta luna y tanta estrella. 
Suba usted una noche; 
las verá cortar el viento, 
siempre altivas y orgullosas, como el Cádiz de su tiempo. 
Desde alta mar 
se las ve remontar la ciudad, 
avisando a los barcos que llegan 
que aquí el mar océano se frena; 
tierra a la vista; 
Cádiz la noble, 
la de las mil lanzas en el horizonte, 
la de las torres miradores.  

                                                                                                                                                                                                                        (Tino Tovar)

A %d blogueros les gusta esto: