Mi casa vieja

No derrumben mi vieja casa, había dicho, dejen al menos mis granadas y mis moras, mis manzanas y mis rejas. (Javier Heraud)

A la entrada de un valle

A la entrada de un valle, en un desierto do nadie atravesaba ni se vía, vi que con extrañeza un can hacía extremos de dolor con desconcierto: ahora suelta el llanto al cielo abierto, ora va rastreando por la vía: camina, vuelve, para, y todavía quedaba desmayado como muerto. Y fue que se apartó de su presencia
+ Más información

Agua fresca

Habitación sin vistas

  A estas palabras le faltan los ojos. Quiero que sean verdes, azules, color de otoño, encarnados de luna y noviembre. A estas palabras le faltan un beso que entregar, una nube por recoger en un cazo de agua limpia (de lluvia), una copa que brindar entre vítores de no nos moverán. A estas palabras
+ Más información

Hiedra trepadora

Cortada de raíz y plantada en otra tierra. Pierde su fuerza, su sangre-sabia, marchita, ajada. Cortada de raíz y aun así…viva. Siente su tallo aun firme. Empieza a crecer, como una hiedra y se aferra a la pared. Crece, se yergue, toma aire, siente la emoción de lo nuevo. Le gustaría tanto ser alegre entonces.
+ Más información

Sin retorno

  Volvería a casa si tuviera la certeza dónde ir, dónde está. Desapareció un día bajo la tierra la casa de mi padre. Comprendo  que después del sueño y de no poseer Nada a qué poco importa poseer  cuando despiertas frente a cielos  mentirosos queda sólo el Camino y el viento salvaje  bajo los párpados.
+ Más información

1 2 3 4 5 6 7