Argolla

Aro
Argollas de hierro forjadas
espigas de metal clavadas
en las piedras milenarias.

¡Cuanta vida has visto argolla!
por el hombre… amarrada.
Circula y circula la vida
en esta argolla gastada,
por el viento, por la lluvia,
por el sol, por la vida pasada.

¡Siempre me has querido tener…
Argolla! en tu corazón amarrada.
Yo soy el círculo… !Mi amor!
Tu el clavo en mí corazón…
Como una espina de amor
en tu cuerpo clavada.

¡No más argollas!
No más clavos…
No más espigas…
ni corazones dañados.
Abre las argollas y lanza los clavos.
!Yo soy tu corazón libre y forjado…
para poder espigarlo!

(Enrique Tamayo Borrás)

A %d blogueros les gusta esto: