Al minuto

Al minuto

¿Porqué me tocó ser poeta y no cerrajero?
¿Porqué no hay llaves que abren
todo lo que habita mi cabeza
mi cuerpo
mi desconsuelo?

Cerrajero
estoy aprendiendo a serlo
porque hay puertas que se abren con la palabra
pero otras que nunca ceden
a menos
que las derrumbes
con el silencio.

©Adrian

A %d blogueros les gusta esto: