Al atardecer

Paseo al atardecer

 

El mar pliega las alas al atardecer,

tú no eres sino una pálida burbuja

navegando al golpe del aliento,

un negro trino,

el sol que sale en el centro del pecho

en mitad de la calle,

un silencio en la música dura

de la ciudad sin límites.

 

Para atravesar ese océano,

ese golpe de luz en la siesta,

no bastaría la eternidad. 

(Blanca Varela)

A %d blogueros les gusta esto: