Afortunado

Loterias
Entre deudas de plástico
ahogado por el desempleo
navego en un océano de incertidumbres
a la deriva
sin brújula ni astrolabio,
sin una estrella que me indique
hacia dónde queda el norte
en este embriagado acontecer
cotidiano.

Solitario y alienado
me descubro inconsistente
y soñador.

Si tan solo le diera
ese golpe mortal
a la lotería…

¡Si; tan sólo!

(Felipe Antonio Santorelli)

A %d blogueros les gusta esto: